Soy de donde vivo

Artículo y vídeo columna publicado en SIN EMBARGO el 18 de febrero de 2024. Lo que sí es nuevo es que la literatura que se escribe de aquel lado del Atlántico se ocupe de estos temas. Un número importante de escritoras latinoamericanas que viven en España, son migrantes

1.

Tres escenas se entretejen en estas palabras que quiero compartir con ustedes. Tres escenas que hablan de la posibilidad o imposibilidad de construir hoy puentes entre las dos orillas del Atlántico.

La primera parece festiva: es un video que muestra a un grupo de mujeres bailando en la calle; muchas de ellas llevan pelucas de colores llamativos, delantales de cocina, escobas, cubetas, sartenes. La música y las risas no son de alegría, aunque lo parezcan. Son uno de los modos en las mujeres latinoamericanas migrantes en España llaman la atención sobre la precariedad de su situación.[1]

Según datos del Gobierno español, el sector del cuidado y el trabajo en los hogares depende principalmente de las mujeres, siendo una gran mayoría de ellas migrantes en situación irregular.

El Instituto Nacional de Estadística de aquel país contabilizó en su último censo cerca de 600 mil trabajadoras ocupadas como personal doméstico -lo que en México llamamos “trabajadoras del hogar”, incluido el cuidado de personas mayores y niños-,  de las cuales casi 400 mil declararon no haber nacido en España (según la Encuesta de Población Activa). Entre las llamadas “internas” o “de planta”, el porcentaje de extranjeras es de más del 90%. Las condiciones en que trabajan son brutales: sin contrato, sin seguridad social y teniendo que estar disponibles las 24 horas del día cuando son cuidadoras. Ese baile y esos colores que vemos en el video, son una forma de llamar la atención sobre esta realidad. ¿Cuántas de nosotras, de nosotros, al verlas pensamos que además en general están solas, se encuentran lejos de su tierra y de sus familias a las que suelen mandar la mayor parte del dinero que ganan? Nada que en México no conozcamos por nuestras propias migrantes en Estados Unidos, o dentro incluso de nuestro país, ¿verdad?

Lo que sí es nuevo es que la literatura que se escribe de aquel lado del Atlántico se ocupe de estos temas. O vamos a decirlo mejor: hay un número importante de escritoras latinoamericanas que viven en España, que son migrantes ellas mismas, y que -como las activistas que vemos en el performance- también han decidido visibilizar las situaciones de precariedad que sufren las mujeres…

Seguir leyendo en Sin Embargo:
Soy de donde vivo

Publicado el 18 de febrero de 2024 en Sin Embargo MX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *