Briznas de vida

Artículo y vídeo columna publicado en SIN EMBARGO el 14 de abril de 2024. El bolero atraviesa cualquier brecha generacional y todas las clases sociales. “Bolero: identidad, emoción y poesía hecho canción”

Nuestro gran Carlos Monsiváis, uno de los intelectuales más geniales e inclasificables que ha dado México, decía que los boleros era “maravillosas briznas de la vida emocional”. En una entrevista que le hacieron en 2009 a propósito de su participación en el “III Congreso Internacional Música e Identidad Cultural del Caribe”, dedicado al Bolero, confesaba, con la mezcla de agudeza y humor que lo caracterizaba: “El bolero, si quiero ser sintético, es mi autobiografía repetitiva. Una y otra vez vuelvo a unos cuantos boleros, porque ahí identifico la dicha, la desdicha, el placer de saber que -pese a todo- he podido tener una vida emotiva, emocional”.

¿Cuál es su bolero preferido?, le preguntó el reportero:

“Depende del día, depende del sentimiento. Desde luego, “Verdad amarga”, de Consuelo Velásquez; desde luego “Cenizas”, de Walo Rivas; desde luego, “Tú me acostumbraste”, de Frank Domínguez, pero en la versión de Olga Guillot; desde luego “Noche de Ronda”, de Agustín Lara. Todos marcan esa relación dramática con la noche. Esa relación dramática con lo que pudo haber sido y no fue.”

¿Cuál es el favorito de ustedes?

Para mí, como para Monsi, “depende del día, depende del sentimiento”.

Cuando amanece amorosamente, puedo cantar durante todo el día: “Tú me acostumbraste…”

Pero en otros momentos soy la reina del azote y no dejo de escuchar y cantar a José Alfredo Jiménez, especialmente ese himno de los despechados de todos los tiempos, “Mundo raro”. “¡Despechados del mundo, uníos!” …

Seguir leyendo en Sin Embargo:
Briznas de vida

Publicado el 14 de abril de 2024 en Sin Embargo MX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *