¿Cuáles sumarían ustedes?1) “Muerte en Venecia”
2) “El gatopardo”
3) “Lo que queda del día”
4) “La tregua”
5) “Las viñas de la ira”
6) “Los muertos” (de Dublineses)
7) “El halcón maltés”
8) “El infierno tan temido”
9) “Apocalipsis”
10) “Extraños en un tren”Hay quien tiene la teoría de que es muy difícil convertir buena literatura en películas que valgan la pena. ¿Dónde quedan la profundidad, los múltiples niveles de lectura, la complejidad de un gran texto literario al pasarlo a imágenes?, se preguntan los defensores de esa posición. Y es cierto si pensamos en adaptaciones como la de “El nombre de la rosa” donde la complejidad de la obra de Eco se convierte en una película buena, pero con una sola dimensión. Sin embargo, esta postura tambalea cuando pensamos por ejemplo en las estupendas versiones de Shakespeare llevadas a la pantalla por Laurence Olivier, Orson Wells o Kenneth Branagh. ¿Será porque se trata de teatro y no de novelas?Creo que el gran problema es la palabra que subrayé: adaptación. Los mejores films basados en obras literarias no son adaptaciones sino nuevas creaciones Uno de los casos más fascinantes en este sentido es, me parece, “Apocalypse now” de Francis Ford Coppola, película basada en El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad. En ella el genio de Coppola convierte la historia de Conrad, ambientada en África en el siglo XIX, en una brutal y genial reflexión sobre la violencia. Vietnam, Wagner y la locura conviven con la fuerza de las imágenes y un guión magistral en la que ha sido elegida como una de las mejores películas de la historia del cine.